3 Consejos

Hoy mientras asistía a una reunión de la Universidad, como es usual en estas charlas, recordé y aprendí  que en nuestras vidas ciertamente nos es conveniente, aprender constantemente. Uno de mis líderes religiosos compartió un relato titulado “3 Consejos”, que se centraba en:

* Nunca tomar atajos en la vida.
* No tener curiosidad por lo malo e innecesario.
* Jamás tomar desiciones en momentos de enojo o dolor.

Tanto me ha gustado este relato, que al llegar a casa lo he buscado con el fin de compartirlo. A continuación comparto este relato para que puedan disfrutarlo tanto como yo.


 

 

Una pareja de recién casados era muy pobre y vivía de los favores en un pueblito del interior. Un día el marido le hizo la siguiente propuesta a su esposa:

“Querida voy a salir de la casa, viajaré en busca de un empleo y trabajaré hasta tener condiciones para regresar y darte una vida más cómoda y digna”, luego de eso el joven partió.

Se ofreció para trabajar en una hacienda y pidió hacer un trato con su jefe, déjeme trabajar por el tiempo que yo quiera y cuando encuentre el tiempo de irme, me libera de mis obligaciones: No quiero recibir mi salario hasta el día que parta.

Aquel joven trabajó durante 20 años, sin vacaciones y sin descanso. Después de veinte años se acercó a su patrón y le dijo: quiero mi dinero, regresaré a mi casa.

Muy bien, hicimos un pacto y voy a cumplirlo, pero antes quiero hacerte una propuesta, ¿está bien?

Yo te doy tú dinero y tú te vas, o te doy tres consejos y no te doy el dinero y te vas, piénsalo.

Él lo meditó durante dos días, buscó al patrón y le dijo: quiero los tres consejos
El patrón le recordó: si te doy los consejos, no te doy el dinero.
Y el empleado respondió: quiero los consejos.

Después de darle los consejos, el patrón le manifestó: aquí tienes tres panes, dos para comer durante el viaje y el tercero es para que lo compartas con tu esposa cuando llegues a tu casa.

El primer consejo

El hombre, entonces, siguió su camino, después del primer día de viaje encontró una persona que lo saludó y le preguntó: ¿Para dónde vas?

Voy a más de veinte días de caminata por esta carretera, respondió.
La persona le dijo: amigo, este camino es muy largo, conozco un atajo con el cual llegarás en pocos días.

El hombre contento, comenzó a caminar por el atajo, cuando recordó el primer consejo que le dio su amo, ‘nunca tomes atajos en tu vida. Caminos más cortos y desconocidos te pueden costar la vida’.

Entonces se alejó de aquel atajo y volvió a seguir por el camino normal. Dos días después se enteró que otro viajero que fue por el atajo lo asaltaron, golpearon, y le robaron toda su ropa.

El segundo consejo

Después de algunos días, encontró una pensión a la vera de la carretera. Era muy tarde y parecía que todos dormían, pero una mujer mal encarada abrió la puerta y lo atendió, como estaba tan cansado, pagó la tarifa del día sin preguntar nada.
De madrugada escuchó un grito aterrador. Se dirigió hasta la puerta y en eso se recordó del segundo consejo. Nunca seas curioso de aquello que representa el mal, la curiosidad por el mal puede ser fatal.

Al amanecer, después de tomar café, el dueño de la posada le preguntó si no había escuchado un grito y él le contestó que sí. El hombre de la posada le dijo: ¿Y no sintió curiosidad? Él le contesto que no. A lo que el dueño dijo: Usted ha tenido suerte en salir vivo de aquí, en las noches acecha una mujer maleante, que grita horriblemente y cuando el huésped sale a enterarse de qué está pasando, lo mata.

El tercer consejo

Después de muchos días y noches de caminata, ya al atardecer divisó entre los árboles salir humo de la chimenea de su pequeña casa, y vio entre los arbustos la silueta de su esposa. Pero alcanzó a ver que ella no estaba sola, ella tenía en sus piernas a un hombre al que estaba acariciando los cabellos, entonces su corazón se llenó de odio y decidió matarlos sin piedad, pero recordó el tercer consejo, nunca tomes decisiones en momentos de odio y dolor, puedes arrepentirte demasiado tarde.

Al amanecer dijo: no voy a matar a mi esposa, volveré con mi patrón y a pedirle que me acepte de vuelta. Solo que antes, quiero decirle a mi esposa que siempre le fui fiel a ella.

Se dirigió a la puerta de la casa y tocó. Cuando la esposa le abre la puerta y lo reconoce, se cuelga de su cuello y lo abraza afectuosamente.

El trató de quitársela pero no lo consiguió, entonces con lágrimas en los ojos le dice: te fui fiel y tú me traicionaste. Ella responde: nunca te traicione, te esperé durante veinte años.

Entonces él le preguntó: ¿y quién era ese hombre que acariciabas ayer por la tarde?  Y ella le contestó: aquel hombre es nuestro hijo. Cuando te fuiste, descubrí que estaba embarazada, luego de escuchar la explicación se unieron en el abrazo más tierno de toda su vida.

Se sentaron a comer el último pan juntos; luego de una oración de agradecimiento, con lágrimas de emoción él partió el pan y al abrirlo encontró todo su dinero, el pago de sus veinte años de trabajo.


 

 

El conocimiento, ya sea un consejo, conocimiento técnico, el uso de esas herramientas convierte al individuo en un persona sabia,  algo que últimamente es más que un deseo, es una constante para  mí.

 

 

About PaVelEc

Esposo, Padre, Músico, Contrabajista, (en ese orden) amante de lo que pueda elevar mi alma. ..."seas lo que seas, hagas lo que hagas,.. ¡hazlo bien!."

Deja un comentario