Gratos recuerdos.

Bueno ahora estoy en casa y en estas vacaciones tan merecías, he decidido, mientras veo una película de Cantinflas que por cierto me trae muchos recuerdos, escribir acerca de mi infancia y recordar aquellos aspectos que formaron mi carácter y la persona que soy.

Recuerdo que de niño mi padre me llevó un lugar que se llamaba videoteca en la ciudad de Quito, estaba administrada por el Banco Central y recuerdo haber pasado muchos días después de la escuela viendo a Charles Chaplin, viendo ópera, de hecho fue la primera vez que “WESTSIDE STORY” llego a formar parte de mis anhelos románticos idealistas, y que había una bella MARÍA a la que podría un día cantarle una canción mezclada con el alma.

Además, recuerdo Tienda manera bastante sentimental La película de Charles Chaplin llamada “THE KID” puedo recordar haber aprendido el valor de la amistad, el dar sin esperar recibir nada cambio pero también aprendí que la reciprocidad debe ser inevitables siempre.

Creo que hubo una época en que la gente se hartaba de ponerme las películas porque me quedaba hasta muy tarde viéndolas, asumo que ellos querían irse temprano a su casa pero siempre había un muchacho fastidioso queriendo ver todas las películas en blanco y negro.

En aquella época bastante simpática esta musicoteca del Banco Central estaba en pleno centro de la ciudad de Quito, y estaba rodeado por todas las fantásticas estructuras coloniales de la ciudad como: Iglesias, la presidencia, parques, en fin había muchas cosas por proveeré a mi curiosidad que por lo general saturaban mis sentidos, sentidos colapsados de tanta maravilla, y para un niño, era su mundo de fantasía y esperanza.

Además, al ir terminando de disfrutar de todas las películas y escuchar muchas obras de la música en el Banco Central empece a darme cuenta que había aún más, si, más lugares por conocer.

Lugares donde personas llamadas “músicos” se paseaban de arriba abajo presurosos y concentrados. LA MAMACUCHARA se llamaba aquel lugar increíble donde las bandas sinfónicas, orquestas sinfónicas, orquesta de instrumentos andinos, coros, contaban vida gracias a esas personas a los que la gente llamaba “músicos” y que entre ellos se llamaban “maestros”.

¿Quito me brindaba tanto? ¿Qué hacer? ¿Dónde ir? Si en ocasiones era suficiente te pasear de Iglesia en iglesia para saber más de historia, o entrar a un convento para aprender a usar la fe.

Que raro que un niño de 10 años le gustará ese tipo de actividades. Todo se lo debo a mi padre. Un hombre que siempre tuvo una esperanza tan habida como su ingenio, quien posó en mi muchas de sus ilusiones, ojalá no lo defraude.

Recuerdo que la primera academia de música en la que estudié se llamaba “clavecín”Como que pertenecía a un señor de apellido González, mi padre decía que era hermano de un obispo o arzobispo de la ciudad de Quito, En fin, era alguien importante. Pase allí mi primer año acercándome a la música, al lado de una HONNER y una CHILIQUINGA (flauta dulce y guitarra) y por cierto un ORGANO DE DOS NIVELES, con el que torture a mis padres día y noche con una canción de nombre “La Zandunga” y el “Chulla Quiteño”, y créanme que cuando digo torturé, hablaba en serio, puesto que pasaba día y noche practicando para un recital.

Puedo decir con el mayor agrado que aquellos años recuerdo a mi padre estar siempre mi lado anheloso de que pudiera interpretar una que otra cancioncita demostrando que estaba muy orgulloso de su hijo. A veces, debo admitir,que el orgullo que sentía mi padre por mí me hacía sentir un tanto avergonzado,cuando aparecía la oportunidad de tocar un teclado o una guitarra, realmente maldecía el momento en que un instrumento musical aparecía en escena como salido de la nada, con el simple afán de mortificarme, he imaginen cuán peor aún era el momento si una chica bonita estaba presente.

Pero siempre terminaba tocando, mal o bien siempre termine haciéndolo y al final siempre veía a mi padre feliz, eso jamás lo podré borrar de mi mente.

Veo en esta ciudad tan grande que a la gente se le ha cauterizado el corazón, ha dejado de sentir, has dejado de ser amable, ha dejado de respetar a sus mayores.

¿Cuando iba yo a ver a jóvenes sentados en un bus y estar impávidos ante la presencia de una mujer embarazada?
¿Cuándo iba a ver jóvenes entrando primero a un ascensor sin esperar a que salgan los demás o que las damas pasaran primero? Simplemente me aterra el contemplaran la clase de mundo al que mis hijos se enfrentan hoy en día.

Pero definitivamente puedo asegurar con la mano en el corazón, que los primeros años una persona definen lo que ésta será, definen el rumbo que tomará, es por sus padres que será quien pueda llegar a ser, y si no tiene padres, pues será quien sus ejemplos le permitan ser.

Quiero terminar diciendo que, jamás en esta vida uno puede lograr metas solo, que siempre uno necesita de la ayuda de sus seres querido, de las personas que comparte una amistad, de las personas que consideras sus héroes y ejemplos. Así que mientras más buenas fuentes tengas a las que acudir para resolver las inquietudes de tu vida, ten por seguro que más éxito tendrás en el resultado de la jornada que emprendas.

Mi Querido Papito

About PaVelEc

Esposo, Padre, Músico, Contrabajista, (en ese orden) amante de lo que pueda elevar mi alma. ..."seas lo que seas, hagas lo que hagas,.. ¡hazlo bien!."

Deja un comentario